29.08.18 | Investigación - Punas y Agua

Talleres sobre evaluación de la calidad del ensilado en Canrey Grande

Autoridades y miembros de la comunidad campesina de Canrey Grande, ubicada en la Cordillera Blanca (Ancash), participaron en los talleres de elaboración, utilización y evaluación del ensilado como parte de las actividades del proyecto “Punas Aguas III” del Instituto de Montaña, que cuenta con el apoyo financiero de la Fundación McKnight.

Ing. Jorge Gamarra, de la Universidad Nacional Agraria La Molina, explicando el proceso de elaboración del ensilado. Foto: Ángel Mendoza.

Por segundo año consecutivo, se realizaron talleres de capacitación sobre la elaboración, utilización y evaluación de calidad del ensilado en la comunidad de Canrey Grande. Comuneros y autoridades junto al equipo del Instituto de Montaña aprendieron sobre el proceso de preparación del ensilado, utilizando avena, que es el principal cultivo forrajero de la región.

Apertura de silo- sólo una parte del plástico se retira para poder sacar el ensilado. Foto: Lucho Armas.

Los talleres se llevaron a cabo con el apoyo del grupo de investigación “Ganadería y Cambio Climático” de la Universidad Nacional Agraria La Molina, liderados por el Dr. Carlos Gómez, y en colaboración con el Ing. Jorge Gamarra. Asimismo, se está produciendo un video educativo para explicar cómo se elabora el ensilado, con apoyo de la productora Kantu, que ha acompañado el trabajo de estos talleres.En esta oportunidad se abrió un silo, que fue llenado y cerrado en un taller realizado en junio pasado. Al abrir el silo, los participantes reconocieron cómo se ve un ensilado de buena calidad y qué color, textura y olor debe tener. Además se midió la temperatura y el pH del ensilado para evaluar su calidad.

La elaboración de ensilado es un proceso poco conocido en la zona, pero es una muy buena alternativa para almacenar adecuadamente los forrajes producidos durante la temporada de lluvias (avena, cebada, maíz, etc.) conservando todos sus nutrientes, y con la posibilidad de enriquecerlos con leguminosas como la alfalfa. Así, los pequeños ganaderos pueden mejorar la alimentación de su ganado durante la época seca, cuando es más escaso el pasto natural.

Vacunos alimentándose con el ensilado elaborado por la comunidad. Foto: Ángel Mendoza.