04.10.19 | Cultura, General

Recreando la expedición de 1802 de Alexander von Humboldt en el norte de Perú

DEL 15 AL 24 DE JULIO DE 2019, UN EQUIPO INTERCULTURAL E INTERDISCIPLINARIO ESTUDIÓ UNA REGIÓN REMOTA VISITADA POR PRIMERA VEZ POR EL LEGENDARIO CIENTÍFICO Y EXPLORADOR.

El 15 de julio de 2019, un equipo de científicos se embarcó en la primera expedición multidisciplinaria para recrear  un segmento poco conocido del viaje de cinco años de Alexander von Humboldt (1799 a 1804) en las Américas. Humboldt, un geógrafo y naturalista pionero, ha sido llamado el «segundo Colón» y el «descubridor científico de América». Humboldt tuvo una profunda influencia en escritores, artistas, científicos, educadores, políticos y exploradores del siglo XIX.

Esta expedición fue patrocinada y organizada por The Mountain Institute (TMI), en colaboración con la Sociedad Geográfica de Lima y académicos de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Los miembros de nuestro equipo, en su mayoría peruanos, incluyeron arqueólogos, un biólogo, etnobotánico, antropólogo, geólogo, geógrafo y un fotógrafo profesional.

Jorge Recharte, director del Programa Andino del Instituto de Montaña y Sandra Nichols, geógrafa cultural y miembro principal de TMI, fueron co-líderes y organizadores de esta expedición.

Celebración de bienvenida en Pomahuaca. Nuestro equipo de expedición tuvo el honor de ser parte de estas festividades. © E. Gleeson

El equipo exploró un tramo remoto de 500 kilómetros que Humboldt recorrió en 1802 en su camino desde Quito (Ecuador) a Lima (Perú). Nuestra expedición inició su rastro en la frontera de Perú con Ecuador y lo siguió hacia el sur a lo largo de la columna vertebral de los Andes. Continuaron hacia el este por el valle del río Chamaya, al igual que Humboldt, descendiendo a un bosque tropical seco y a la confluencia de Chamaya con el río Marañón, uno de los principales afluentes del Amazonas. Este viaje a través de las tierras altoandinas y las laderas amazónicas tuvo lugar en lo que hoy se conoce en la Depresión de Huancabamba.

Esta expedición se conecta con el trabajo del Instituto de Montaña con comunidades de montaña, medios de vida, cultura y conservación en la región de Páramo en Perú desde 2006. El Programa Andino del IM ha cooperado con las comunidades de Páramo en los flancos oriental y occidental de los Andes. Esta caminata fue una oportunidad única para explorar las perspectivas locales en el contexto de un gran paisaje que se extiende desde la costa del Pacífico hasta la cuenca del Amazonas a través de los Andes, el territorio exacto cubierto por Humboldt. Nuestra expedición también es parte de un esfuerzo mayor para llamar la atención sobre esta región andino-amazónica que es uno de los puntos críticos biológicos y arqueológicos del mundo. Desafortunadamente, esta área está actualmente empobrecida, desatendida y bajo estrés ambiental severo.

Nuestro equipo se reunió con miembros de la comunidad Lucarqui. Principales temas discutidos: recursos hídricos, biodiversidad, oportunidades económicas locales y el estado actual de los ecosistemas. © Hanz Plenge

Humboldt y sus compañeros viajaron a caballo y, a veces, en balsas, pero dadas las limitaciones de tiempo y presupuesto, utilizamos vehículos 4×4. Nuestra expedición partió de la capital de la provincia de Piura, Ayabaca, y viajando hacia el sur, atravesamos una compleja topografía andina y múltiples cuencas hidrográficas, localizando y estudiando los lugares que Humboldt describió en su diario de viaje y otros escritos. Los puntos destacados de la investigación incluyeron: sitios arqueológicos en el Camino Inca (antiguo camino imperial que conectaba Cusco (Perú) y Quito (Ecuador); un sitio en la división continental, cabeceras de tres ríos importantes: dos que fluyen hacia el Pacífico y uno hacia el Atlántico ; ecosistemas de nubes de páramo exclusivos de los neotrópicos; y ciudades coloniales españolas construidas sobre sitios incas y preincas. También visitamos asentamientos andinos que en 1802 eran haciendas coloniales donde Humboldt describió la cosecha de corteza de cinchona. Esta corteza es la fuente de quinina y era el único remedio conocido para la malaria hasta la Segunda Guerra Mundial. Muchas de esas haciendas ahora son asentamientos remotos y aislados. Visitamos uno donde la comunidad local está trabajando para proteger y preservar plantas medicinales nuevas para la ciencia que son nativas del área. Nuestra expedición concluyó el 24 de julio en la provincia de Jaén, después de 10 días y cubriendo una distancia de unos 500 kilómetros.

 

Antes y ahora

Nuestra expedición continuó a lo largo de la división continental de los Andes, la cabecera de los ríos que fluyen por el oeste hacia el Pacífico y hacia el este hasta el Amazonas y el Atlántico. © E. Gleeson

Humboldt tomó notas sobre este viaje específico en su diario, pero nunca escribió sobre este segmento del viaje de 1802 en sus publicaciones. Dado que este es un segmento prácticamente desconocido de los viajes de Humboldt en las Américas, buscamos proporcionar una cuenta de esta ruta y sus ubicaciones clave, haciendo comparaciones entre lo que Humboldt vio en 1802 y lo que encontramos hoy. Tenemos la intención de traer atención a este rincón olvidado del Perú que ahora está empobrecido, poco entendido y bajo una severa amenaza ambiental por prácticas insostenibles de uso de la tierra, intereses mineros y cambio climático. Humboldt apreció la singularidad de los ecosistemas de la región, que en los últimos 15-20 años han sido reconocidos como puntos críticos de diversidad biológica y endemismo. Recientes excavaciones arqueológicas están arrojando evidencia de que esta región fue el hogar de un complejo mosaico de culturas que ocuparon múltiples nichos ecológicos, y desarrolló rutas de intercambio transandinas que datan de más de 5,000 años. Nuestra expedición es la primera en integrar hallazgos biológicos y arqueológicos recientes.

Antecedentes y significado

Estructuras incas conocidas como las «Ruinas de Aypate». © Erin Gleeson

2019 marca el 250 aniversario del nacimiento de Alexander von Humboldt. Fue el geógrafo-científico más aclamado del siglo XIX, y la inspiración para generaciones de exploradores, escritores, artistas y científicos, y para numerosas expediciones científicas y la creación de sociedades geográficas en los Estados Unidos y en otros lugares. Sin embargo, durante el siglo pasado, Humboldt se ha desvanecido de la memoria pública en el mundo de habla inglesa. En Alemania y en América Latina durante este año de aniversario, hay múltiples congresos, exposiciones, conferencias, actividades culturales y cobertura mediática que conmemora a Humboldt, sus ideas y sus logros. Sin embargo, hasta donde sabemos, no hay expediciones científicas organizadas que busquen re -examinar los lugares reales que Humboldt vio y describió durante su legendario viaje en las Américas. Esta expedición tiene como objetivo contribuir a la reactivación del interés en Humboldt en los Estados Unidos, Europa, Perú y otros lugares.

Echa un vistazo a este artículo que presenta nuestra expedición en la revista Amalamar «Un Nuevo Norte«.