19.07.18 | Ecosistemas - Escalando AbE Montaña

Medicina tradicional y convencional para curar las enfermedades del ganado

(De izquierda a derecha) Carlos Enrique Michaud, Walter Lazo, Elena Tantavilca y Clementina Ramos identifican agujas para inyecciones endovenosas, intramusculares y subcutáneas.

Cincuenta ganaderos de las Comunidades Campesinas de Canchayllo, Miraflores y Tanta, ubicadas en la Reserva Paisajística Nor Yauyos Cochas (RPNYC) realizaron talleres teórico-prácticos en sanidad animal y manejo ganadero, como parte del Proyecto “Escalando la Adaptación basada en Ecosistemas de Montaña”.

Criadores de ganado vacuno, ovino y camélido sudamericano, actualizaron sus conocimientos sobre enfermedades parasitarias, virales y bacterianas, así como en la identificación de las vías de administración de medicamentos (inyectables musculares, subcutáneas y endovenosas, oral y tópico). Orientados por el especialista veterinario Carlos Enrique Michaud, intercambiaron sus conocimientos ancestrales en la materia, y aplicaron medicamentos antiparasitarios y antibióticos en animales enfermos, con pedera, fiebre y diarrea.

Durante los talleres se trabajó en el uso de medicina convencional (medicamentos) y se recopiló el conocimiento local en el uso de medicina tradicional. Así, en Miraflores, se usa el ñacato molido con orine descompuesto administrado en forma oral para el tratamiento de la piojera. En Tanta, la ceguera se trata con la llancahuasha o leche humana. En Canchayllo se administra el tauli por vía oral para contrarrestar los parásitos gastrointestinales.

Felipe Cochaches Chihuán, comunero de Miraflores ausculta el corazón y pulmón de un vacuno para identificar enfermedades.

Entre las enfermedades más difíciles de controlar, están el jacapo, la doble panza, el carbunclo sintomático, el mal de altura, piojera, sarna, timpanismo, entre otras. El señor Plinio Reyes, comunero de Miraflores, indicó que “antes la sarna sólo atacaba a los camélidos, pero se ha extendido con los años a ovinos y vacunos, probablemente producto del cambio climático”.

“El jacapo da por parásitos cuando no se trata la tenia pulmonar y la fasciola. Si el animal está bien tratado no le ataca la enfermedad, pero si ya le da la fiebre le aplico novalgina y lavo la cara del ganado con orina podrida y jabón”, explicó Timoteo Tacza Egoavil, ganadero del sector Yanaututo, comunidad de Canchayllo.

Cabe mencionar que el proyecto “Escalando la Adaptación basado en Ecosistemas de Montaña: construyendo evidencia, replicando el éxito e informando políticas” es implementado por el Instituto de Montaña (IM) y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), con el propósito de reducir los efectos del clima en las comunidades mencionadas, buscando mejorar sus medios de vida.