Restauración de Humedales Alto-Andinos

Restauración de Humedales Alto-Andinos

Inmediatamente debajo de los picos nevados de la Cordillera Blanca en el Parque Nacional Huascarán, el agua que proviene del escurrimiento de los glaciares se colecta en los valles formando humedales de alta montaña. Estos humedales tienen un rol de gran valor como defensa contra aluviones y los periodos de sequía, como filtros naturales de agua potable y como refugios para una colección diversa y especializada de plantas y animales. Estos humedales son un componente importante de los medios de vida locales pues son usados como pastura por el ganado, así como importantes sistemas para la mitigación del cambio climático debido a su capacidad de secuestrar carbón en forma de turbera de musgos (bofedales).

Humedal con mineralesPese a su belleza y valor, estos humedales están amenazados de manera creciente por la pérdida de fuentes de agua glaciar, contaminación causada por minería ilegal y la presión asociada con el sobre pastoreo. Las presiones están llevando a diversos humedales hacia estados negativos de deterioro. Considerando la importancia de estos humedales tanto para las comunidades locales como para la fauna silvestre, es necesario encontrar soluciones creativas y sistémicas para revertir el deterioro y restaurarlos para que funcionen como paisajes saludables y robustos.

humedales_verticalPor medio de un proyecto financiado por el Servicio Forestal de los Estados Unidos, se implementan actividades de campo desde el 2015 en cooperación con el Parque Nacional Huascarán, el Instituto de Montaña lidera un esfuerzo inter-disciplinario para impulsar la restauración de los humedales de alta montana en la Cordillera Blanca. Los principales objetivos del proyecto son:

  1. Fortalecer la gestión de humedales del Parque Nacional Huascarán usando resultados de investigación
  2. Mejorar el conocimiento científico de los humedales y turberas de paramo y puna para definir estrategias de restauración
  3. Implementar acciones piloto de restauración en el Parque Nacional Huascarán.

El Instituto de Montana reconoce que los usuarios locales pueden ser los mejores promotores de ecosistemas saludables. Guiados por este principio, el proyecto trabaja con las autoridades del Parque y comunidades vecinas de estos humedales con la finalidad de conocer sus perspectivas y así poder fortalecer los vínculos entre la restauración y conservación de humedales y los medios de vida locales.

En el largo plazo, el Proyecto para la Restauración de Humedales Alto-Andinos contribuirá  a mejorar los sistemas de humedales de la Cordillera Blanca. La meta es lograr ecosistemas más resilientes al impacto de cambios antropogénicos y a las tensiones del clima con la finalidad que continúen proveyendo sus servicios.

Humedales restaurados